Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación y uso de la web. Puede aceptarlas pulsando el siguiente botón. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Aceptar | Más información

8 Consejos para ahorrar energía en casa durante la ola de frío

Nota de prensa
01/02/2021 - 15:18

8 Consejos que te ayudarán a mantener la temperatura en casa:

Ahorrarás en tus facturas y reducirás tus emisiones de carbono:

 

No pongas la temperatura al máximo

¿Sabías que por cada grado que aumentemos la temperatura de la calefacción, se incrementa el consumo de energía aproximadamente en un 7%? Para evitar gastos innecesarios, mantén tus radiadores a 20-21ºC.

Independientemente de la temperatura que establezcas, tu casa se calentará a la misma velocidad. Si ves que la temperatura en casa ha bajado, ten paciencia y dale a tu casa la oportunidad de calentarse lentamente.

 

Cierra las puertas y aprovecha el calor residual

Cerrar las puertas dentro de casa también ayudará a atrapar el calor en cada habitación, por lo que usarás menos energía para calentar espacios vacíos.

Además, te recomendamos que si tienes un termostato o control individual de la calefacción, lo configures para que se encienda 30 minutos antes de despertarte y luego lo apagues un par de horas más tarde. De este modo, la casa se mantendrá caliente gracias al calor residual sin gastar de más.

 

Sin obstáculos a la energía

Tener un sofá, una mesa, una cama o unas cortinas bloqueando un radiador minimiza el efecto de la calefacción, dado que el calor es absorbido por los muebles. Secar la ropa en el radiador puede tener el mismo efecto, por lo que necesitarás más energía para calentar la habitación. Y puede generar humedad adicional en el aire y condensación. 

 

Ojo en la cocina

Nevera, lavavajillas, horno… la cocina está llena de electrodomésticos que consumen mucha energía.  Por lo general, +5°C es suficiente para un frigorífico y -18°C para un congelador. Además, intenta no meter comida caliente en la nevera y optimiza el almacenamiento para que el frío se distribuya correctamente.

En cuanto al lavavajillas, utilízalo sólo cuando esté completamente lleno e intenta poner siempre los programas de lavado “eco” y de baja temperatura, así evitarás que la energía se vaya en calentar el agua. Por último, calienta la comida en el microondas en lugar de en el horno, ya que es uno de los electrodomésticos que más energía consumen. El microondas es más eficiente y tarda menos.

 

Ahorra en tus duchas

La ducha representa el 34% del consumo de agua en los hogares españoles. Esta rutina diaria no debería durar más de seis minutos, algo que solo cumple el 9% de los españoles (la mayoría las alarga más de diez minutos). Una ducha rápida por la mañana es la mejor opción para empezar el día sin desperdiciar agua.

 

Enfría tus lavadoras y evita el uso de la secadora

Lavar la ropa a una temperatura más baja te ayudará a ahorrar energía y dinero. De hecho, configurar tu lavadora en el programa de 30 grados puede ahorrarte unos 5 céntimos en la factura por cada lavado. Además, si puedes y tienes espacio, utiliza un tendedero interior para secar la ropa y evitar el uso de la secadora.

  

Ilumínate con LED

Anochece antes, y eso significa que necesitamos encender las luces antes y durante más tiempo. Instalar luces LED en casa marcará un antes y un después. Las bombillas LED no solo utilizan menos electricidad y emiten menos calor que las bombillas tradicionales, sino que su vida útil es mucho más larga y pueden superar las 50.000 horas de duración.

 

Desenchufa para ahorrar energía

Es muy importante desconectar los dispositivos al final del día. Algunos artículos electrónicos extraen electricidad de la toma de corriente, incluso cuando están apagados o en modo ‘stand-by’, por eso se les conoce como “vampiros eléctricos”. Desenchufar los dispositivos, (tu ordenador, por ejemplo) no solo te permitirá reducir tus facturas en 7,45€ al año, sino también ahorrarle al planeta hasta 28,5 kg de emisiones de CO2 cada año.